lunes, 30 de abril de 2012

Caminito



Vuelta al camino, poco a poco ....y con buenos resultados a pesar de no trabajarlo en exceso.
Después de las lluvias, fríos, ...era el día de perder los miedos, y disfrutar de la Media de Ciudad Rodrigo.  Para mí la última media hasta después del verano, y no quedaba otra, con ganas o sin ellas había que intentar amortizar esos rodajes de casi 1h30m, en solitario de estas últimas semanas.

Y allí aparecimos los viejos amigos de cuando empezaba a encontrarme con esta distancia, esa compañía me hizo sentirme como en casa. Calentamiento sin mucho entusiasmo, y sin darnos cuenta ya estábamos en el jaleo.


Unas vueltecitas, frenéticas por Santi Spiritus (localidad de salida) para partir ya en línea recta a Ciudad Rodrigo por la ya poco utilizada nacional que une ambas localidades.
No conocía el recorrido así que no me esperaba nada. En la salida, el viento hizo una gran selección de grupos. No me suelo encontrar nunca bien localizado, pero en esta ocasión el grupo era numeroso y el ritmo bueno. En alguna ocasión hasta quería más. Pocos daban relevos, en este punto tras el trabajo inicial de los animosos y dispuestos bejaranos (Pepe y hermano). Mi amigo Rober y yo también trabajamos dando  la cara al aire, y recuperando a gente que en solitario le estaba costando correr contra el aire.
Creía que ese era mi grupo, que debía aguantar lo que pudiera,  pero llegó el fatídico momento. Se que bajo mal, que no estaba rápido, pero un leve apretón de ritmo en la bajada me dejó descolgado, no podía seguirlos, ...la única rabia de esta carrera .Así que del 11 al 16 compartí viento con un único compañero de viaje, tragando yo más que el por ir por el lado que más daba , pero el me daba el mantener la constancia. Y así hasta  el avituallamiento del 15  que le perdí un poco la estela, y me tocó seguir sólo hasta el final....apretando mucho  los dientes...los gemelos estaban como piedras y sólo quedaba la opción de sufrir y llegar....no había opción para lamentarse de haber perdido ese tren inicial que me habría dado cobijo del aire y la lluvia durante 10 kms. Mi compi en ese punto se tomo un "algo" (glucosa creo) y viendo como el pudo darle un punto más, me quedé con ganas de decirle, que parara y si tenía otro , yo también quería...jee.jee..Soy de agua y poca en las carreras...como mucho un gel en la maratón pero con dificultades. Otra anécdota más.

Entramos en Ciudad Rodrigo, parece que ya esta todo hecho, pero miras el punto kilométrico y es el 19, así que nada, dos kilometros interminables, para terminar apretando muuucho los dientes en la última subida . Miro el crono y me alegra la cifra : 1h23m35seg....no puedo pedir más, hacía mucho tiempo que no estaba en estos tiempos , con pocos kilométros semanales acumulados  y sabiendo que con continuidad y algo más de trabajo, puedo seguir ese "camino" de volver a estar en unos tiempos algo mejores.

Luego, impresionante el trato de la organización. Cerveza sin fin, paella, y como no, huevos con farinato para llenar bien el estómago. Y posterior café en terraza con los pocos rayos de sol del día en la plaza Mayor, que recargaron mis baterías.

No me acordada de cuando fue la última vez que visité Ciudad Rodrigo, pero sin lugar a dudas, volveré. Seguramente a correr, pero con ánimo de disfrutar algo más del entorno.




2 comentarios:

  1. Pues enhorabuena casi hombre de hierro!!

    ResponderEliminar
  2. David, faltaste tu !! Además de que fuiste protagonista el sábado.

    ResponderEliminar